Nuevo oso muerto en Barniedo de la Reina

Un oso más y un oso menos

El viernes 16 de octubre la Junta de Castilla y León comunicaba la localización de un oso pardo adulto, muerto y en avanzado estado de descomposición, y esta vez sí, evitando juicios de valor “explícitamente” tendenciosos como los realizados con la muerte de anteriores osos, aunque quizás, esto  se debe más, a que el estado del oso impide elucubraciones febriles prematuras para escurrir responsabilidades de gestión, que a un ejercicio de rigor y responsabilidad innato.

El sector osero de la Comunidad autónoma de Castilla y León, y concretamente el núcleo oriental, se está convirtiendo en el mausoleo osero por excelencia y de “mecenazgo” incuestionable, en el que ya solo cabe la discusión entre intencionalidad o negligencia-incompetencia, y en cualquiera de las posibilidades, llevadas con gran “entusiasmo“.

Este no es, si no un capítulo más de una crónica, continuamente denunciada por algunos, de una nefasta y caprichosa gestión en todas sus vertientes que practica una Comunidad Autónoma con un patrimonio que es de todos los ciudadanos de este país.

Este oso ha sufrido el triste honor  de ser el nº 11 que “engulle” el sector castellano-leonés del núcleo oriental desde el 2001. Casi un oso por año, en los últimos 15 años, de una población estimada de 25 ejemplares.

Han muerto en número, casi la mitad de los estimados aproximadamente en la actualidad. Números que mantienen todavía niveles de hace 20 años y cuyo estancamiento se mantiene “gracias” a la llegada de ejemplares del núcleo occidental, donde  la abrupta geografía, eso sí, juega en favor de una gestión, de la que principalmente es responsable el Principado de Asturias, y que está logrando un aceptable crecimiento de su población osera.

Castilla y león tiene en su haber destacar por su pionera capacidad creativa en el establecimiento de hipótesis sobre los decesos, desarrollando todo tipo de “guiones” para explicar, sin una sola autocrítica, la perdida “no natural” de osos en esta comunidad autónoma. Desde osos de circo, osos torpes que se caen escalando, oso-perro, osos desorientados, con virus y bacterias (“inédito” para especies silvestres….), viejos que no pueden comer, jóvenes impulsivos que complican el manejo, osos resucitados, adictos a huertos en los que se “intoxican” y peleas de osos con heridas inexplicables……etc.

Solo puede existir una explicación, en esta vertiente, para esta irresponsable actitud, y es la de desinformar para prestar servicios políticos balsámicos, circunscribiéndolo todo a la fatal casualidad que distraiga la crítica social y técnica.

Cabe destacar en todo este planificado proceso de “amparo del problema”, el elemento más importante,  para que al menos, la indolencia e impunidad administrativa no salpique indeseablemente y desestabilice la acción mediocre e interesada de una administración. Es necesario, además de un buena historia,  impedir o neutralizar la acción de una justicia, a todos los niveles sobrepasada por falta de medios neutrales, tiempo y recursos para obtenerlos.

La penalización y disuasión de conductas por órganos independientes, es uno de los aspectos destacados de cualquier proceso social “ordenado” y a lo que todo debe estar sometido para corregir actitudes advertidas como perjudiciales para los objetivos marcados.

Es en el aspecto judicial, donde las administraciones autonómicas, abusando de la confianza institucional y en ámbitos como el de la gestión medioambiental, intentan disolver su responsabilidad en beneficio de intereses particulares, unas,  de partido, de índole electoral,  y otras, particulares, de índole económico, status, posición.

La acción de la justicia, por lo tanto, resulta crucial para corregir, por la vía de la “penalización” y disuasión, los perjuicios detectados para la recuperación de una especie protegida y en peligro de extinción como el oso pardo.

Y en neutralizar y controlar esta vertiente, está la otra manipuladora faceta administrativa histórica  que se pone de manifiesto en la nota de prensa. Objetivo  al que dedica esfuerzos y riesgos, saltándose la ley si hace falta y confiando en la benevolencia y credulidad judicial con la autoridad autonómica, manoseando la llamada “lealtad” administrativa, conscientes de que los medios están en su poder, y a su alcance, manipularlos.

Un clásico de esta administración es impedir la presencia en estos casos de funcionarios no controlables y rodearse de personal manejable a la que confiere atribuciones ajenas a su condición y para los que no es competente.

Oso tras oso caído, garantizar la lealtad y anteponerla a la capacidad del personal autonómico, es la primera obsesión detectada en estos casos por los cargos de responsabilidad política. Presionar o dificultar la acción de las FFCC de seguridad del estado, el siguiente, y por último para cerrar con garantías el caso cuando la situación es favorable, retorcer la ciencia hasta donde sea posible, conscientes de que con ciencia y sin ética, todo adquiere “viabilidad”, máxime, si “rápidamente” no se permite contrastarlo o verificarlo.

Así, la Junta de Castilla y León informó de que se han seguido los protocolos debidos y que se ha trasladado el cadáver  al Departamento de Sanidad Animal, Histología y Anatomía Patológica de la Facultad de Veterinaria de León para que se practique de inmediato la necropsia.

La confianza en las instituciones obligaría a confiar en que todo se hace con escrúpulo y legalmente. Qué es el juzgado el que autoriza la necropsia, qué la hace un forense o un equipo multidisciplinar y “desinteresado en el resultado” y que para garantías del proceso penal, de determinarse, todos los pasos se han dado legalmente para tener el mayor porcentaje de posibilidades de localizar y conseguir condenar al o los responsables.

Y debiera ser así, si no fuera porque nunca fue así, y que siempre se hizo mal, que nunca un juez autorizó la realización de la necropsia, ni quien la hizo, qué no son agentes de la autoridad quienes garantizan “todo” el proceso, en tiempo y forma adecuada, y que quien hace el dictamen técnico científico es ya un viejo y leal servidor de los intereses administrativos denunciados, de acreditada reputación  e incuestionable experiencia en estas lides ya desde finales de los 90 cuando cayó en sus manos el malogrado oso “cuervo”.

Cabe destacar que en “España”, en Málaga, está situado uno de los centros forenses de vida silvestre mejor considerados a nivel mundial, el CAD (centro de análisis y diagnóstico), pero, ¿para qué? Pudiera no entender de qué va esto….

Y quién mejor que un patólogo “próximo” y “catedrático”, para presentarle con la rapidez y diligencia imprescindible para eliminar “malos olores”, el cadáver de una especie “carroñera” con un amplio “catálogo” en patógenos “útiles” para establecer una hipótesis teórica y compatible con la muerte del animal.

Por cierto la única información “aséptica” y visible de la que disponemos, es que las fechas de localización de todas las muertes, que no son por veneno, son “casualmente” coincidentes con el periodo hábil para el desarrollo de cacerías colectivas denominadas batidas, ganchos o monterías (una especie de “botellón armado”). Y que también, casualmente, se ha constatado que en el desarrollo de las mismas se dispara, además de sobre personas y perros, al menos, también por confusión, sobre osos. Pero esta hipótesis no merece consideración indiciaria cuando hay infinidad de virus y bacterias recurrentes y manos que además de disparar, votan.

El oso, como la sociedad, está sufriendo la peor patología posible, la de la indiferencia y ausencia deontológica de sus gestores.

Lores, 19 de octubre de 2015

Joaquín Morante Martín.

(Fotografía del oso encontrado en 2014 en Guardo, Palencia)

814725152_20192

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s