Un campo de minas en la sierra de Ávila

La población activa de la Sierra de Ávila vive ajena a la realidad que amenaza su entorno. La mayoría de los habitantes de pueblos como Narrillos de Rebollar o que dependen principalmente de la ganadería desconocen la gran cantidad de concesiones mineras que se ciernen sobre muchas de sus parcelas y propiedades. Al final, la polémica mina de explotación de feldespato que tanta indignación ha creado en los municipios cercanos al proyecto es tan sólo una pequeña parte de la ‘tómbola’ minera que se ha tramado en la Sierra de Ávila y en sus alrededores. Así lo demuestran los documentos oficiales existentes en las dependencias mineras de la Junta de Castilla y León del Servicio Territorial de Industria, Comercio y Turismo de Ávila, donde hay varios expedientes de explotación minera abiertos que coinciden en términos municipales y zonas de actuación.

La población de los municipios afectados por la hipotética actividad minera ya se han organizado e incluso han creado una plataforma para defender sus derechos, bajo el lema ‘No a la Mina de la Sierra de Ávila’. Lo que desconoce esta organización y la mayoría de los abulenses afectados o contrarios a esa explotación minera es que la totalidad de la sierra está ya dividida y marcada por diferentes concesiones mineras. De hecho, casi toda su extensión se divide en cuadrículas mineras que han sido repartidas entre varias empresas a través de los distintos expedientes de explotación que se han llevado a cabo desde la década de los años 80.

La mina de feldespato en realidad son sólo 35 hectáreas de un expediente llamado LEITO que abarca un total de 400 hectáreas y en el que también concurren otros dos expedientes mineros, ‘Adaja’ y ‘Gorria’, que tienen los derechos de explotación de materiales residuales para construcción e infraestructuras como son las zahorras, gravas y arenas. Es decir, en un mismo espacio físico concurren tres expedientes mineros diferentes, que se conozcan. Pero lo peor es que esta situación se repite a lo largo y ancho de toda la Sierra de Ávila y sus alrededores.

Lee aquí la noticia en su medio original

La Tierra es llana del blog de Gustavo Duch

En solidaridad con el Pueblo Shuar y con Acción Ecológica (*). 21 de diciembre de 2016

Lee aquí en su entrada original

LA TIERRA ES LLANA

La tierra es llana,

no asoma ninguna montaña.

Se extinguieron las colinas,

se exterminaron los montes.

Las cumbres las hundieron de un sólo golpe.

El cielo habita en los suelos.

Las nubes no encuentran donde descansar.

El cóndor, los buitres, el gavilán,

usan zapatos de andar.

La tierra es una explanada.

El pico más alto es una ola de mar.

Sin obstáculos,

no hay cotas que alcanzar.

Al verbo subir lo han nombrado pensionista,

como también al alpinista

(y al ciclista).

La tierra es llana como una orilla.

Seca, pues sin montañas,

el río sólo es promesa.

El agua que moja son lagrimas que no encuentran ecos donde replicar.

Sin montañas todo es losa.

El cementerio lo han esculpido empresas de la mina

y gobiernos vendepueblos.

El pico más alto es una ola de mar.

¿Oyen murmullos de volcán?

(*) El gobierno del Presidente Correa en Ecuador está determinado a imponer la megaminería en muchos lugares del territorio ecuatoriano, especialmente en la Cordillera del Cóndor donde habita el pueblo Shuar. Por la solidaridad desplegada desde la organización Acción Ecológica, el gobierno ha procedido a dictar su disolución. Como dice Alberto Acosta, “es hora de la solidaridad con los pueblos indígenas y con las personas defensoras de la vida”.

Más información:

Manifiesto del colectivo Territorio y Feminismos

Evolución de la megamineria en Ecuador por Acción Ecológica

Evolución de la megaminaria en Ecuador por Geografía Crítica

Clausura de Acción Ecológica

CymuQbrWQAgYXFh.jpg

La sierra de Ávila, contra la mina de feldespato

Los pueblos de las sierras al suroeste de Ávila están luchando por defender su entorno, pese a que el despoblamiento ha hecho presa en ellos por una política que siempre les ha echado al olvido, quedando cuatro viejos. Cuatro viejos que están luchando por lo que siempre tuvieron, por su paisaje, por su ganado, por su agua, por su flora y fauna. Una lucha a la que se están sumando los que obligaron a ausentarse, jóvenes sin futuro y adultos sin empleo, con la esperanza de volver. Luchan unidos por las cosas que siempre les han rodeado, con las que han vivido y todavía perviven. Llevan luchando desde hace más de treinta años, pero su grito en defensa de lo que ahora les quieren quitar, resuena entre los pobladores de la Sierra de Ávila. Quieren excavar una mina con la falsa excusa de la “creación de puestos de trabajo”, un trabajo de “mierda” (porque es peor que un contrato “basura”). Las reuniones y manifestaciones recorren las calles en contra de empresas y políticas que devastan vidas y montes. Las protestas de esos pueblos han saltado estos días a los medios, por lo menos a los medios independientes (mayormente digitales, pues los demás ya se sabe a quiénes sirven.

Sin título1

Lee aquí la noticia completa en su medio original

La Sierra de Ávila se alza contra la minería de feldespato

La Sierra de Ávila es la más modesta de las tres alineaciones montañosas que forman el Sistema Central en esta provincia castellana. Separada de la famosa Sierra de Gredos por las de la Paramera y Serrota, no tiene la altitud, ni el nombre, ni los recursos naturales de su hermana mayor.

Además, según José Martín, alcalde de Cillán, uno de los pueblos de esta sierra, la acción institucional no hace sino acrecentar esa brecha, ya que esta comarca no ha recibido en los últimos años un solo euro de los fondos de ayudas para el turismo, yéndose el grueso hacia Gredos.

Leer aquí la noticia completa en su medio original

Centaurea contra la mina de feldespatos en la Sierra de Avila

La Junta de Castilla y León debe declarar la nulidad del procedimiento irregular seguido para el proyecto de la mina de feldespatos y archivar el expediente

La Asociación Ecologista Centaurea considera que, por sus importantes valores ambientales y paisajísticos, la Sierra de Ávila debe quedar libre de la actividad minera. En consecuencia, ha presentado un escrito de alegaciones solicitando el archivo del expediente del proyecto minero “LEITO Nº 1122” y la nulidad del irregular procedimiento administrativo seguido al respecto, con el que se pretende la legalización de una mina de feldespatos en pleno corazón de la Sierra de Ávila.

la-zona

Autorizar esta cantera kilométrica a cielo abierto sería un atentado contra el desarrollo agrícola, ganadero, turístico y ambiental que hasta hoy se está manteniendo en la Sierra de Ávila. La actividad minera transformaría de forma radical e irreversible el paisaje y supondría la destrucción y desaparición del patrimonio cultural, histórico y natural de los pueblos del Valle de Amblés y de la Sierra de Ávila, provocando con ella la ruina para los habitantes y para las iniciativas e inversiones de turismo, arqueología y otras, propias de este medio rural.

carteles-no-a-la-mina

161121-cp-centaurea-pide-archivo-proyecto-mina-feldespato