Consumo de carne y cambio climático

La ganadería es uno de los sectores que más gases de efecto invernadero (GEI) emiten con más del 14,5% según la Organización Mundial de la Alimentación y Agricultura (FAO por sus siglas en inglés). Para expertos del Banco Mundial, este sector encabezaría el ranking de GEI totales emitidos a nivel mundial, con más del 50%, si se contabilizaran sus emisiones indirectas. Por ello, ecologistas y animalistas señalan la importancia de reducir el consumo de carne para limitar la actividad ganadera, luchar contra el cambio climático y favorecer el bienestar animal.

Para abordar esta cuestión y buscar soluciones, Marcellesi, Los Verdes europeos y Equo organizaban esta semana la conferencia Consumo de carne y cambio climático: un debate ineludible en la que reunían a ecologistas, animalistas, ganaderos ecológicos y consumidores. Diversos sectores con diferentes intereses, especialmente en cuanto al trato a los animales y el bienestar de estos, pero con un enemigo común: el cambio climático.

Comer carne procesada se ha vuelto más asequible que comer frutas y verduras. Esto es una grave incongruencia porque la producción de carne requiere muchos más recursos que la producción de frutas, verdura y cereales”, aseguraba la representante animalista de Equo.

A razón de esto, Jarque señalaba que “la única forma de ganadería” que podrían considerar en Equo es “la extensiva, local, ecológica, transhumante y de razas autóctonas”, que tiene un impacto menor sobre el ecosistema.

Lee aquí la entrada completa en su fuente original

Anuncio publicitario

Coexistencia entre el lobo y la ganadería extensiva. Jornadas en Guadalajara

Las tres jornadas celebradas han contado con una elevada participación de ganaderos, agentes medioambientales, personal de la administración y veterinarios, principalmente de la zona noroeste de la provincia.
Organizados por la Consejería de Agricultura, Medio Ambiente y Desarrollo Rural, con la colaboración de WWF

Más de 150 personas han participado en las tres jornadas sobre «Prácticas ganaderas para la prevención frente a ataques de lobo», que se han celebrado en los municipios de El Cardoso de la Sierra, Sigüenza y Cantalojas, organizadas por la Consejería de Agricultura, Medio Ambiente y Desarrollo Rural, con la colaboración de WWF.

La iniciativa ha estado dirigida a informar sobre medidas preventivas para frenar los posibles ataques de lobos y ayudas que se ponen en marcha desde la Consejería para paliar las muertes de ganado ocasionadas por los ataques que no se han podido evitar. En definitiva, según WWF, la intención es facilitar la coexistencia entre ganadería extensiva y el lobo en la provincia de Guadalajara.

El director provincial de Agricultura, Medio Ambiente y Desarrollo Rural, Santos López, ha destacado la elevada participación en las jornadas y el interés que las mismas han generado entre los asistentes. En los tres municipios que han acogido los talleres, los ganaderos asistentes han insistido en la necesidad de que, aunque se potencien las medidas preventivas, se mantengan las ayudas por daños.

En este sentido, se les ha recordado a los ganaderos que la línea de ayudas paliativas por ataque al ganado se mantiene abierta todo el año. En concreto este año el Gobierno regional ha abonado 40.200 euros a 21 ganaderos para la puesta en marcha de medidas preventivas y 15.553 euros más para aquellos ganaderos que han perdido cabezas de ganado por un ataque de lobo. En este momento están aprobados pagos por importe de otros 1.700 euros, que se abonarán en breve y se encuentran en tramitación nuevas peticiones, ya que las solicitudes se valoran periódicamente desde Agricultura.

Durante las jornadas se ha contado con testimonios en primera persona de distintas experiencias prácticas, tanto con ganado ovino como vacuno, que han asegurado que una de las mejores y más eficaces medidas de prevención para reducir ataques es el uso de mastines. Sin embargo, también se ha reconocido que el uso de estos perros implica algunas dificultades, como ciertos costes añadidos derivados de la alimentación o el mantenimiento sanitario de los perros.

En este punto se ha planteado la posibilidad de abordar una normativa específica para los perros de trabajo, con una regulación apropiada y WWF se ha comprometido a realizar, en colaboración con la Asociación para la conservación del mastín español (ACMET), unas jornadas de trabajo específicas sobre la materia.

En los talleres han quedado patentes los beneficios de transmitir información entre los sectores interesados sobre la situación y expansión del lobo en la provincia, sobre buenas prácticas ganaderas y sobre las órdenes de paliación y prevención.

Fuente: WWF/España

Lee aquí en su fuente original