Firma contra Proyecto de Embalse de Biscarrués en el Río Gállego

Firma aquí

Desde hace ya 30 años que nuestro territorio vive bajo la amenaza constante de la construcción de un embalse en el río Gállego. Un embalse que beneficiaría a unos pocos regantes para perjudicar a toda una comunidad que, pese a la amenaza, ha conseguido hacer del tramo de río Gállego amenazado un motor de vida.

Este tramo del río Gállego (entre los embalses de La Peña y Ardisa) es en la actualidad el único tramo libre y conservado del río Gállego (uno de los afluentes más largos e importantes del río Ebro). Alberga numerosas especies de aves, grandes y pequeños mamíferos y un bosque de ribera casi perfectamente conservado. Muchos de sus habitantes y visitantes están protegidos por leyes ambientales.

En este entorno los habitantes de la Galliguera han conseguido desarrollar un motor turístico autosuficiente (sin necesidad de ninguna ayuda por parte de gobiernos o instituciones oficiales), sostenible (respetuoso completamente con el medio ambiente en general y el río en particular) y eficiente (cada año más de 80.000 personas vienen a vernos).

Las aguas del río Gállego acogen a las miles de personas que cada año vienen a hacer rafting, kayak, canoa, nadar en el río, caminar bajo los mallos de Riglos, visitar el Castillo de Loarre, etc. Personas que duermen en los numerosos alojamientos que han surgido en los pueblos de la zona gracias al turismo del río, que comen en los restaurantes de la zona. Turismo de calidad, sostenible y autosuficiente.

Y esto es lo que van a destruir si construyen el embalse, nos van a obligar a cerrar nuestros negocios, abandonar nuestras casas, vaciar nuestros pueblos y tener que buscar una nueva vida lejos de aquí.

Y, lo que más nos solivianta, es que lo quieren construir basándose en estudios de caudales de hace más de 30 años, en estudios económicos y sociales vetustos, lejos de la realidad actual (tanto en cuanto al regadío como a la zona de la Galliguera a inundar).

Esta petición será entregada a:

  • Presidente Confederación Hidrográfica del Ebro
    Raimundo Lafuente Dios
  • Ministra de Agricultura, Pesca, Alimentación y Medio Ambiente
    Isabel García Tejerina
  • Presidente de la Comunidad General de Riegos del Alto Aragón
    César Trillo Guarida

Mesa informativa sobre la nueva Ley del Suelo del gobierno regional

Posiblemente, por su transversalidad, la Ley del Suelo sea una de las más importantes que se aprueben esta legislatura en la Comunidad de Madrid. Esta Ley establece como va a ser la vida en nuestros municipios y ciudades. Afecta a la existencia o no de dotaciones (parques, centros deportivos, de salud, de atención a dependientes, educativos, etc), a la disponibilidad de viviendas de protección. Define la política urbanística para favorecer o no la especulación del suelo y por tanto repercutir sobre el precio de la vivienda y su accesibilidad a clases sociales más desfavorecidas. Además establece el marco legal para permitir o no la protección del suelo, evitar o favorecer su transformación y asegurar una protección real, o por el contrario especular con él.

Por todo ello, la participación social en la elaboración de esta ley, además de ser una obligación legal, es un deber social indiscutible.

Sin embargo, el Gobierno de Cristina Cifuentes ha redactado un proyecto de Ley de Suelo sin permitir la participación pública. El nuevo texto hace buena la ley del Suelo de Alberto Ruíz Gallardón (2001) y de las sucesivas modificaciones aprobadas por la mayoría absoluta de Esperanza Aguirre e Ignacio González (desde 2004 a 2014, más la última modificación en 2016, ya con el actual Gobierno). El Gobierno regional actual, toma ese texto y le da una vuelta de tuerca más.

Sobre el suelo no urbanizable se permiten tantos usos, actividades y construcciones (incluyendo espacios protegidos) que pierde su protección real. Se crea una grave discriminación entre municipios menores de 5000 habitantes y el resto. En los municipios con pocos habitantes, donde hay más carencia de dotaciones, los desarrollos urbanísticos podrán realizarse sin realizar cesiones (suelo para zonas verdes, usos sanitarios, educativos, culturales, deportivos, etc). La ciudad consolidada se convierte en el nuevo objeto de deseo, la densificación, la mercantilización, la flexibilidad de usos, las facilidades para reducir la protección de los elementos catalogados, permite la destrucción de nuestra historia y patrimonio cultural, favorece la expulsión de los habitantes de los centros urbanos para ser sustituidos por turistas y facilita que las viviendas se conviertan en hoteles, superficies comerciales y apartamentos turísticos.

En manos de la ciudadanía está parar el carro al Gobierno Cifuentes y frenar la dinámica especuladora y corrupta que ha impregnado la planificación y gestión del suelo desde hace dos décadas. Para reivindicar nuestro derecho a participar, para explicar las principales cuestiones de la nueva ley, para conocer cómo nos afecta, para comprender la repercusión social y ambiental y explicar cómo se puede influir para mejorar y sobretodo para dar a conocer este nuevo despropósito, organizamos una mesa informativa el miércoles 3 de mayo, a las 18.00 h en la C/ Juanelo, 16

¿Qué?: Mesa informativa sobre la nueva Ley Urbanística y de Suelo del Gobierno Cifuentes

¿Cuándo?: Miércoles 3 de mayo, 18.00 h

¿Dónde?: C/ Juanelo, 16. Metro Tirso de Molina

El texto del proyecto de Ley y los informes emitidos pueden consultarse y descargarse enhttp://www.madrid.org/cs/Satellite?c=CM_Normativa_FA&cid=1354646593932&language=es&pageid=1350931013526&pagename=ComunidadMadrid%2FCM_InfPractica_FA%2FCM_fichaInfPracticaServicios&vest=1350930987804

A lo que es tierra viva, fresca y alimento, le llaman ‘suelo’ y lo apellidan ‘no urbanizable’

Hasta hace unos poquísimos meses, quienes habitamos el barrio de Horta, en Barcelona, podíamos comprar alimentos de cercanía, de mucha cercanía, de kilómetro cero. Entre los pisos blancos que se construyeron para alojar a personal relacionado con los Juegos Olímpicos resiste el huerto del señor Marcel•lí,un agricultor profesional que en unos 2.000 metros cuadrados producía los alimentos que el clima recomendaba. Escarolas, alcachofas, tomates, coles o pimientos que, cuando llegabas a comprarlos, te pedía que fueras tú mismo a recolectarlos. Porque durante 20 años siendo uno de sus clientes, siempre vi al Señor Marcel•lí manteniendo el huerto con un esfuerzo hercúleo: vestido como un motorista, con rodilleras y coderas, circulaba por los parterres en su silla de ruedas y desde el suelo, gateando, trabajaba los bancales.

marceli

Ahora el huerto está en barbecho involuntario, la tierra descansa a la espera de su destino, que no debería ser otro que el que le corresponde: ser sustento…

Contenidos ambientales de Indignadxs

La Firma del convenio para el desarrollo urbanístico “Los Berrocales”, abre
la puerta para la construcción de un barrio que podría albergar hasta 22.000
viviendas. Vecinxs de vicálvaro, Vallecas… se están movilizando. Demandan
que se deje la zona como un espacio natural, una “Casa de Campo del Sureste”
Un centro comercial amenaza el Humedal de Coslada.
Lee el contenido completo de estas entradas en Indignadxs