Campaña de apoyo contra MOnsanto para organizaciones nigerianas

Parece ser que en Nigeria están intentando meter el algodón Bt y un maíz tolerante a glifosato, poco después de que el algodón Bt haya fracasado estrepitosamente en Burkina Faso.

Han presentado objeciones, y quieren reunir firmas de organizaciones de todo el mundo que las apoyen.

Si queréis apoyar con el nombre de vuestra organización basta con enviar un mail a a  agroecologia.madrid@ecologistasenaccion.org de parte de “[nombre de la organización] apoya”, y se enviarán los apoyos.
Más de 100 grupos en representación de más de 5 millones de nigerianos, entre ellos agricultores, organizaciones religiosas, movimientos sociales, asociaciones estudiantiles y grupos comunitarios locales se oponen vehementemente a los intentos de Monsanto de introducir algodón y maíz transgénicos en los sistemas agroalimentarios nigerianos. En la documentación presentada a las autoridades en bioseguridad, estos grupos han citado numerosas preocupaciones relativas a la salud y al medio ambiente, así como al fracaso de estos cultivos (especialmente el algodón transgénico) en África.
Monsanto Agricultural Nigeria Limited ha solicitado a la Agencia Nacional de Gestión de la Bioseguridad (NABMA) que autorice el cultivo y comercialización de algodón transgénico (algodón Bt, evento MON 15985) en Zaria y alrededores. También se ha solicitado el ensayo en entorno confinado (CFT) de dos variedades de maíz transgénico (NK603 y el evento combinado MON 89034 x NK603) en varios lugares de Nigeria.

En sus objeciones a la liberación comercial del algodón Bt en Nigeria, los grupos anteriormente mencionados se declaran especialmente alarmados por la rapidez con la que se ha presentado esta solicitud, justo después de que el fracaso del algodón Bt en Burkina Faso se haya hecho público. Según Nnimmo Bassey, Director de Health of Mother Earth – uno de los grupos en primera línea de la        resistencia: “Nos ha sorprendido que haya salido justo después de que los estudios sometidos a revisión por pares demostrasen hasta qué punto esta tecnología ha fracasado en Burkina Faso. Allí no ha traído más que miseria económica al sector del algodón, donde lo van a retirar además de exigir una indemnización a Monsanto.” Además, pregunta “dado que nuestra Ley de Bioseguridad acaba de implementarse, qué legislación se ha utilizado para autorizar y regular estos ensayos de campo en el pasado en relación con la legislación internacional y las mejores prácticas de bioseguridad?”

Según los grupos objetores, el anterior presidente Goodluck Jonathan firmó a toda prisa la Ley Nacional de Gestión de la Bioseguridad durante los últimos días de su mandato. Resulta aún mas preocupante el aparente conflicto de interés mostrado por las agencias reguladoras nigerianas, que apoyan públicamente la introducción de cultivos transgénicos en Nigeria cuando son organismos (el NAMBA) obligados por ley a permanecer imparciales y regular en favor del interés público.

La solicitud para el maíz transgénico de Monsanto se refiere a un evento combinado, que incluye un rasgo de tolerancia al herbicida glifosato. El 20 de marzo de 2015 la Agencia Internacional de Investigación sobre el Cáncer (IARC), la agencia especializada en cáncer de la Organización Mundial de la Salud (OMS), evaluó la carcinogenicidad del glifosato y concluyó que el glifosato es “probablemente carcinogénico para los seres humanos”. También existen evidencias científicas crecientes de que el glifosato supone un riesgo grave para el medio ambiente.

Según Mariann Orovwuje, co-coordinadora internacional de Soberanía Alimentaria de Amigos de la Tierra, “Si tras los ensayos de campo se permitiera la autorización del maíz transgénico de Monsanto, esto supondría un aumento del uso del glifosato en Nigeria, un producto que se ha vinculado con el cáncer en seres humanos. Los estudios recientes también han relacionado el glifosato con otros efectos para la salud, como daños al hígado y el riñón o linfoma no-Hodgkin. El que el NAMBA esté siquiera considerando esta aplicación resulta poco afortunado y ciertamente lamentable, máxime sabiendo hasta qué punto se verán expuestos nuestros trabajadores rurales y las comunidades que viven cerca de las explotaciones.”

La solicitud de Monsanto no considera los posibles riesgos del glifosato para la salud humana y animal ni para el medio ambiente, lo cual resulta engañoso. Además de la contaminación potencial de las variedades locales, el riesgo para la salud de introducir este maíz transgénico en Nigeria resulta enorme si se considera el hecho de que el maíz es un alimento base del que dependen 170 millones de nigerianos.

Los grupos instan al gobierno nigeriano a rechazar estas solicitudes de Monsanto. Señalan además la inquietud que les produce la falta de capacidades en el país para controlar y monitorear de forma efectiva los riesgos humanos y ambientales de estos cultivos transgénicos y del glifosato. Además, apenas existen análisis de la presencia de glifosatoen los alimentos en Nigeria, ni de residuos de otros pesticidas, ni tampoco un seguimiento de su impacto sobre el medio incluyendo los recursos hídricos.

Para más información, contactar:

1.     Mariann Orovwuje,

Food Sovereignty Manager/coordinator ERA/FoEN and FoE International

mariann@eraction.org

+234 703 449 5940

2.     Nnimmo Bassey, Director, HOMEF

nnimmo@homef.org

Tel: +234 803 727 4395

En las Noticias:

http://www.premiumtimesng.com/news/more-news/200918-groups-reject-planned-introduction-genetically-modified-maize-cotton-nigeria.html

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s