Reserva Regional de Caza Sierra de la Culebra (Zamora), caciquismo del S. XXI

Artículos de Opinión | Carlos Soria Perille | 14-06-2015 |

Ya fue el famoso hispanista Gerald Brenan en su obra “El laberinto español”, quien repasaba proverbialmente el fenómeno cultural y político más arraigado en la historia de España: el caciquismo.

El caciquismo siempre ha sido comparado con un arcaico antepasado del poder: el feudalismo de la Edad Media, régimen político que según este autor, ha prevalecido de distintas formas (y como seña de atraso si nos reflejamos en nuestros vecinos europeos) en todos los estratos sociales de este país, y como veremos más adelante, hasta tiempos pretéritos.

Un sistema feudal en la actualidad, en el caso que nos ocupa, se podría definir como el uso arbitrario de los poderes públicos; recurso fáctico empleado para represaliar a todo aquel que desafíe con su implicación social el “suborden” establecido a expensas de las instituciones, esto es, la subordinación del interés general ante el particular.

Caso oneroso lo representa la Reserva Regional de Caza de la Sierra de la Culebra (RRCSC). Si se decide tomar iniciativa personal e independiente para averiguar la salud de las poblaciones de lobo ibérico en el Espacio, la Dirección de la Reserva te amenaza con la sanción administrativa y el personal Celador de Caza te coacciona. Los resultados confirman posteriormente la causa de tanto desvelo hostigador por parte del personal adscrito al Espacio: La población es la mitad que la declarada oficialmente (1).

Hay que recordar, que recientemente han sido públicas y notorias voces críticas denunciado manipulación dentro del cuerpo de agentes medioambientales de la Comunidad Autónoma de CyL que participaron en los censos oficiales de lobo (2).

Si desarrollas profesionalmente un proyecto turístico con el lobo ibérico en la RRCSC, compites directamente con empresas beneficiadas y, denuncias públicamente (3), te reprenden con celeridad distorsionando hábilmente la legislación para sancionarte (4), estilo practicado por el Delegado de Turismo de Zamora respondiendo servilmente a consignas políticas. También habría que preguntarle al Sr. Delegado por qué empresas registradas como Turismo Activo ejercen la actividad ecoturística sin reunir los requisitos necesarios, cuáles son los intereses que se anteponen para perseguir a unos y “hacer la vista gorda” con otros. También el Servicio Territorial de Medio Ambiente de Zamora, recurre a la denuncia haciendo que la Seguridad Social solicite autorizaciones que la Reserva concede (y que retira si se denuncia al Guarda Mayor de la Reserva por coacciones). Esta autorización, curiosamente, es el propio Servicio de Protección de la Naturaleza de la Guardia Civil (SEPRONA) el que te asegura que no es vinculante, es decir, recurso de caciquil argucia alegal para limitar, entorpecer y seleccionar a antojo a quienes “pueden o no” practicar una actividad que resulta molesta.

También es el propio SEPRONA el que informa que los Celadores de Caza no tienen autoridad salvo para las infracciones contempladas en la Ley de Caza, pero en cambio, actúan como auténticos sicarios al servicio de empresas como AHERCA coaccionando e intimidando; y no solo responden contra empresas que no le son afines, sino también, hacia ciudadanos en el ejercicio de sus derechos, impidiéndoles disfrutar del Patrimonio Natural. Su práctica mafiosa habitual es expulsarte de caminos de libre tránsito, hechos que ya fueron denunciados por un particular a la Guardia Civil (5). Ni mucho menos es un caso aislado, pero sí el más mediático.

El Turismo de observación de la naturaleza asociado al lobo, supone unos ingresos notablemente superiores a los comparativamente originados por la actividad cinegética. La respuesta “responsable” por parte de la RRCSC ante esta creciente economía es, por poner un ejemplo, abatir un lobo en el invierno del año 2014 ante la mirada atónita e incrédula de unos ilusionados aficionados en compañía de su operador turístico. La zona en la que sucedió este hecho, es la que mayor afluencia turística de este tipo recibe, no siendo óbice suficiente para reservar este espacio, excluirlo del aprovechamiento cinegético en general y del lobo en particular, o respetarlo para hacer valer los derechos de los ciudadanos ante el disfrute de un entorno libre de disparos y muerte. Es cuestión de tiempo que el malestar comience a instalarse en el sector servicios de la comarca.

La vigorosa cultura caciquil arraigada en las instituciones de CyL presenta su máximo exponente en cuanto se interpretan las leyes a conveniencia. La Ley de Caza de CyL, como todas las demás, prohíbe el uso de atrayentes para facilitar la captura de las especies objeto de aprovechamiento. En este momento, no existe otro método en la práctica para abatir lobo, es más, incluso se autoriza algún lugar de depósito con este propósito para actividades turísticas. No solo los depósitos no cumplen con las normativas sanitarias, si no que se llega incluso a alterar el ecosistema con el aporte de piensos comerciales. El SEPRONA tiene recogido documentalmente esta práctica habitual en numerosos cebaderos “oficiales”.

La estrategia para justificar y dulcificar estos métodos ilegales consiste en su fomento para actividades turísticas. Es el caso del cluster Interior Legendario, su Festival Territorio Lobo y su informe Impacto Cero (6). Empresas turísticas filopolíticas premiadas y hasta financiadas por la Diputación de Zamora, asumen sin decoro estos procedimientos al margen de la Ley.

Por último, no se pueden olvidar las presiones rayanas en la extorsión que sufren los medios de comunicación y páginas de redes sociales en cuanto, en el libre ejercicio de la información, publican denuncias, la manipulación en las estimas de población de lobo o desenmascaran a los mafiosos (1).

No les quepa la menor duda a los lectores, que la libertad de expresión, ejercida en mi caso, de nuevo se verá comprometida en consecuencia por lo que aquí les expongo.

Durante siglos (y en la actualidad con la mayor de las sutilezas), si te mostrabas díscolo, te arrojaban al abismo del hambre y la miseria, te arrebataban la vida incluso si no cedías a las pretensiones del cacique de turno. ¿Ahora?, arropados por los órganos del Estado y con la apariencia de hombres de bien, tejen la mortaja de la claudicación en el ciudadano amedrentado. En detrimento del servicio público, las voluntades no se manifiestan en el afán de progreso y de mejora, si no más bien, en mantener soterrado el entramado de favores ante la amenaza de ser descubiertos. El silencio de la sociedad son su mejor aliado.

(1) “Iniciativa independiente de estimación de los grupos reproductores de lobo ibérico en la Sierra de la Culebra”. Ecologistas en Acción.

(2) “Un agente medioambiental confirma la manipulación del censo de lobos” PACMA

(3) “Malas prácticas e intrusismo profesional en la actividad turística en torno al lobo ibérico en la Sierra de la Culebra, Zamora”. Tercera Información.

(4) “ Cultura abre expediente a una empresa de avistamiento del lobo en la Culebra por vulnerar la Ley. Opinión de Zamora.

(5) “Un joven denuncia a la Guarda Civil el acoso de dos Celadores de la Culebra”. Opinión de Zamora.

(6) Informe Impacto Cero (Pag 13, p.5).

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s